Reducción de Busto

El exceso de volumen en la mama puede causar daños en la columna vertebral, dolores en la base del cuello y hombros, así como dificultades en la circulación linfática.

Con la Reducción de Pecho, la paciente consigue el tamaño y la forma deseada, ya que se elimina el exceso de grasa, glándula mamaria y piel del pecho, aliviando el peso y mejorando la estética del mismo.

Se realiza en un quirófano, siendo preciso el ingreso una noche, dándose el mismo día de alta. La cirugía se realiza bajo anestesia general.

El volumen y la forma de las mamas vienen determinados genéticamente y se puede considerar que termina su desarrollo alrededor de los 17-18 años aproximadamente. A lo largo de la vida de la mujer se van presentando variaciones, aumento de volumen en el periodo premenstrual, el embarazo y la lactancia, también se ven sometidas a los cambios resultantes del aumento de peso, adelgazamiento y atrofia postparto.

Todos estos cambios acarrean una caída o descolgamiento de la glándula y de la piel donde está contenida.

La cirugía de reducción mamaria está indicada en los siguientes casos
Mamas muy grandes y caídas (gigantomastias) que causan daño tanto estético como funcional, dolor de espalda y de hombros, que pueden causar daño a la columna.

Mamas grandes. En relación al biotipo, donde el problema exclusivo es estético.

Mamas de tamaño acorde al biotipo, pero caídas (ptosis), se produce más por un exceso de piel que por un exceso glandular.

WhatsApp chat