La reducción de mamas, la cirugía estética que más creció en el último año

La reducción de mamas, la cirugía estética que más creció en el último año

El mayor conocimiento, un motivo clínico o los cánones de belleza actuales son algunos motivos.

El aumento de pechos y la liposucción han seguido siendo en el último año las intervenciones de cirugía estética más demandadas, mientras que la reducción de mamas es la que ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos cinco años.

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre) hizo un estudio (2013-2018) sobre este sector sanitario y situaba a la reducción de mamas en el octavo puesto de las operaciones de estética.

Ahora, la Secpre ha hecho el estudio sobre “la realidad de la Cirugía Estética en España 2017-2018” y sitúa esta intervención en el tercer puesto entre las realizadas en el último año.

El crecimiento de las operaciones de reducción de mamas responde, según los expertos, a varios factores: al hecho de que esta intervención sea cada vez más conocida, a un motivo clínico o a determinados cánones de belleza actuales, que tienden a tamaños menores del pecho femenino.

En España se realizan casi 400.000 intervenciones de estética al año y el 83,4% se practican a mujeres y el 16,6% a hombres, cuyo porcentaje ha crecido 4,4 puntos en cuatro años.

La intervención más demandada en los hombres es la que corrige el aumento de los pechos, y destaca el crecimiento que ha experimentado con respecto a hace cinco años ya que esta operación ocupaba la cuarta posición entre las más realizadas a ellos y a día de hoy se sitúa en primer lugar.

Le siguen la liposucción, la cirugía de la nariz o rinoplastia, la cirugía de los párpados o blefaroplastia y la cirugía de las orejas u otoplastia.

Por edades, las personas que más recurren a esta cirugía son las que tienen entre los 30 y los 44 años, que catalizan el 37,3% de las intervenciones. Ellas, en ese tramo de edad, se hacen más operaciones para aumentar el pecho, y ellos, la de liposucción.

Los menores de 18 años representan únicamente el 1,9% y en su inmensa mayoría las intervenciones tienen una finalidad más clínico-funcional que estética: un 60,49% son otoplastias para arreglar las orejas prominentes o “en soplillo”, seguidas de rinoplastias para corregir estructuras nasales que compliquen la respiración y ginecomastias.

En la franja de 18 a 29 años el aumento de mamas es la más demandada por las mujeres y la ginecomastia por los hombres, mientras que en la de 45 a 60 años son la elevación de mamas y las blefaroplastias, respectivamente. En la franja poblacional de más de 60 años, tanto ellas como ellos recurren principalmente a la blefaroplastia.

Fuente: https://www.levante-emv.com

Deja un comentario

WhatsApp chat